Eumelia Yerena y Puslá: El arte de nacer feliz



Eumelia Yerena Cerdán es bailarina de profesión. Diplomada por la Universidad La Salle; Certificada por la ANIPP (Asociación Nacional de Instructoras de Parto Psicoprofiláctico); y Socia de Lac Mater IBFAN Mex A.C. como consejera de lactancia materna.



Eumelia, ¿qué es el parto psicoprofiláctico?
Se refiere al nacimiento de un niño por vía vaginal, sin anestesia, en el que la mujer colabora y confía en su función reproductiva, en su sabiduría interna, así como en su capacidad para parir. Es un parto que se produce gracias a la maravilla de la fisiología y en el que los procedimientos obstétricos se aplican únicamente en caso de necesidad. En mi caso, conociendo la función de cada una de las partes del cuerpo, resultó más fácil la comprensión de la fisiología perinatal y el adecuar los movimientos dancísticos para trabajar específicamente los músculos que se necesitan para parir. Yo no soy partera, soy Educadora Perinatal y Doula, que significa “acompañante en el parto”, aunque aquí en Xalapa no existe esa figura. Mi función termina en las clases en el taller.


¿Cuál es la importancia social del rol de la mujer que pare de manera natural?
Cada vez son más las mujeres que se plantean la posibilidad de tener a sus hijos de un modo diferente, fuera de la frialdad de los hospitales, del trato invasivo de los médicos y de las carencias que existen en los servicios de salud. El papel de la mujer está en abogar porque la libre elección sobre la forma de traer a los hijos al mundo, sea un derecho y no un bien de mercado o un juego de azar, según el equipo que te toque, que puedan contar con la información necesaria para decidir cómo quieren parir, dejando de ser objeto pasivo de intervenciones rutinarias y definitivamente que exigir que se respeten las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud en lo que respecta a la atención al parto.



¿Qué pasa, qué se dice desde el punto de vista de una instructora de parto psicoprofiláctico del parto clínico?
La realidad en nuestro país en cuanto a los servicios de atención al parto, dista mucho de la mayoría de los países europeos como consecuencia de la aplicación de las recomendaciones que la OMS ha ido publicando en los últimos veinte años. Las primeras datan de 1985 y fueron el resultado de varios años de evaluar la calidad de la atención al parto en diversos países europeos. El informe explicaba cómo la atención medicalizada al parto carece de sistemas adecuados de autocontrol de calidad y de las referencias necesarias para evaluar sus prácticas, ya que la mayor parte de los profesionales sólo conoce cómo evoluciona el parto una vez controlado, es decir, alterado, pero no cuando evoluciona de forma fisiológica, sin intervenciones. Como consecuencia de dichas recomendaciones y de la inclusión de movimientos de mujeres a favor del parto humanizado y de parteras, una gran parte de los países europeos ha modificado sus prácticas hospitalarias y los planes de estudio de las escuelas, para adecuarlos a esta renovada concepción del parto como algo natural y fisiológico. México se ha quedado al margen de esta tendencia desmedicalizadora y se ha alineado más con Latinoamérica, donde algunos de sus países tienen los más altos índices de medicalización y cesáreas en el mundo. En el alto grado de intervencionismo está el origen de nuestra alta tasa de cesáreas y de otras intervenciones que exceden por mucho lo recomendable por este organismo y por la medicina basada en la evidencia. Es hora de reflexionar sobre el punto en el que nos encontramos en el proceso de liberación de la mujer; hemos ganado unas libertades impensables hace algunos años, pero en lo que se refiere a la atención al parto, la sumisión al sistema adquiere grados casi ridículos.



¿Cómo redunda culturalmente aquel niño que nace de manera natural?
Hay quienes dicen que tanto escándalo por unas cuantas horas que dura el proceso de parir, que qué tanto cuentan en toda una vida. Cuentan y mucho, el parto es el parteaguas en la vida de una mujer, es el antes y el después, el punto justo entre la vida y la muerte, es la experiencia de la muerte de una parte del propio cuerpo para dar vida al nacimiento de otro ser. De cómo se trate a una embarazada en su parto dependerá buena parte de su vida emocional y fisiológica. Todo lo que ocurre durante el parto es determinante en cómo se percibe después la mujer a sí misma puede afectar la relación entre ella y el bebé, incluso entre ambos padres y el bebé, durante años después del parto. El amanecer de la consciencia en un ser humano que abre los ojos por primera vez en nuestro mundo, está repleto de de significado para sus padres, el contacto piel a piel facilita el vínculo, el apego, el cual es utilizado para describir un importante proceso que se produce inmediatamente después del nacimiento y durante el cual la madre dirige su comportamiento de apego hacia su hijo por medio de miradas mutuas que ocurren durante el primer amamantamiento. Un buen parto no es sólo cuestión de seguridad, ni de alcanzar el objetivo de que madre e hijo estén vivos y físicamente sanos. Un buen parto es aquel en el que la mujer vuelve la vista atrás, suceda lo que suceda, con satisfacción y plenitud. Es importante no perder de vista cuál es el objetivo final, que es brindar a las mujeres y a sus bebés una atención absolutamente respetuosa con su dignidad y su derecho a la libertad de elección, con su naturaleza y fisiología, con los aspectos emocionales del nacimiento, con el vínculo que une a una medre con su hijo.



¿Cuáles son las ventajas y desventajas del parto natural?
Desventajas no creo que existan, ya que nuestro cuerpo está creado para parir naturalmente y eso no puede tener alguna reacción negativa. En el parto natural la madre tiene control total sobre su cuerpo y puede responder a cada impulso que éste le dicte, cuando se encuentra bajo algún tipo de anestesia únicamente puede seguir órdenes del personal médico. El apego madre e hijo se da de manera inmediata al igual que el amamantamiento. La recuperación de la mujer durante el posparto es más rápida y la atención al recién nacido más fácil. El parto puede ser fácil, indoloro y breve, o todo lo contrario, pero no tiene que ser un acontecimiento médico exclusivamente, ya que el nacimiento tiene un significado más allá de sacar un bebé del cuerpo de una mujer.

¿Qué es Puslá?
En Puslá, que significa “nacer” en totonaco, las mujeres podrán encontrar un espacio, tranquilo para ejercitarse físicamente durante el embarazo y el posparto, un espacio donde conocerán todas las posibilidades que tienen para parir y así ellas poder elegir de qué forma quieren hacerlo, un espacio donde conocerán semana por semana el proceso de su embarazo, la mejor manera de alimentarse, toda la información para el cuidado del recién nacido, la asesoría para la lactancia al seno materno, los cuidados en el posparto, y finalmente, después de treinta o cuarenta días, regresan para trabajar los músculos que se debilitaron con el parto. En Puslá, podrán conocer a otras mujeres o parejas que están pasando por la misma circunstancia del embarazo, y así darse cuenta que no son las únicas.



¿Qué tipo de atenciones se brindan allí a las embarazadas?
Las clases son una vez a la semana con una duración de dos o tres horas, de preferencia se inicia en el cuarto o quinto mes de gestación, para terminar una o dos semanas antes de la fecha probable de parto. Es importante que asista la pareja a acompañar a la mujer, aunque también puede ser el papá, una hermana, una amiga o quien ella decida, para que se vaya familiarizando con el método y pueda servir de apoyo y acompañante durante el parto. Las mujeres aprenden técnicas de relajación y de respiración que las ayudan a prevenir el estrés obstétrico. Independientemente de la clase, las mujeres pueden hacer cita para tratar asuntos especiales y también para recibir masaje prenatal. Las clases son los lunes y miércoles a las 18:00 horas y los sábados a las 9:30, dependiendo cómo se formen los grupos. Pueden escribir al correo meliyerena@hotmail.com. Hasta ahora han nacido ya cuatro bebés y diez mujeres más se encuentran en atención.

No hay comentarios: