Historia de los Mazzotti

PARTE CUATRO
El Taller



Luis se casó en 1930 con una bella yucateca hija única del doctor Palomo, teniendo ambos dos hijos: Margarita, "La Piccolina" quien nació en 1935 y se casó con un biólogo centroamericano del que tuvo dos nenas. Giocondo se casó en el D.F. en 1926, con una chica también llamada Margarita de la cual nacieron: Marthita, tu tía Margarita "Magocha", con tres hijos varones: Luis, Leopoldo y Octavio y dos mujeres: Adriana y Claudia.

Alrededor de 1906 se abrieron al público el Palacio de Bellas Artes y el edificio de Correos, por lo que ya para entonces los Mazzotti se quedaron sin contrata, pero lejos de repatriarse han de haber solicitado permiso para quedarse como emigrados establecieron en la misma casa donde vivían un taller de imágenes religiosas, actividad ésta que al fin y al cabo era su profesión y de la que se habían sostenido en Italia, actividad seguramente heredada de sus ancestros, de quienes no tengo conocimiento alguno.



Edificio de Correos de la Ciudad de México


Esa actividad, la de la creación de imágenes tuvo el soporte de la religiosidad que tenía casi toda la gente antes de la Segunda Guerra Mundial y de la aparición de la televisión. Tan popular y generalizado permeaba el sentimiento religioso que siempre todas las personas tenían en su casa un lugar dedicado al culto, cualquiera que fuera su condición social. De esta manera, se podía ver y saber que ese sitio era más importante y más rico en cuanto lo fuera la fortuna del dueño, habiendo verdaderas iglesias en las más ricas mansiones, capillas en las casas grandes y haciendas, capillitas en los ranchos y casas ricas y generalmente, un lugar muy recoleto en los domicilios de la mayoría, imperando siempre, en todos ellos figuras religiosas, altares, veladoras, floreros y flores y demás objetos de culto; cada persona era, por lo demás, devota a un determinado santo.



Interior del Edificio de Correos de la Ciudad de México


Gracias a esta generalizada religiosidad había una amplia demanda de imágenes del culto, que de diversos tamaños reproducían desde Dios padre y Dios Hijo así como todas las advocaciones de la virgen María, todos los santos y santas del Cielo y figuras menores como las ánimas del Purgatorio o cruces y demás, que se hacían, antes de la invención del plástico, con yeso y polvo de mármol. A esa demanda respondía un gran comercio de estas figuras que representaban todas las imágenes que nos enseña la religión católica y su venta se hacía por medio de casas especializadas que llegaban a ser muy elegantes, las cuales aún existen en las calles traseras de la catedral de México o por la calle Cinco de Mayo en el Distrito Federal,así como otras firmas más modestas, vendiendo todas generalmente figuras de importación. Sin embargo, había talleres que trataban de imitar el grado de perfección de esas piezas extranjeras, no faltando algunos chambones que fabricaran otras de menor calidad a menor precio.



El Palacio de Bellas Artes


Los Mazzotti, pues, establecieron ese taller luciendo así sus cualidades artísticas en ese ramo y se convirtieron en fabricantes especializados de imágenes religiosas. Con su experiencia, así como herramientas, moldes y diseños que deben haber traído desde Lucca en su equipaje, empezaron a competir en ese mercado tan vasto y generoso, estableciéndose en ese taller ubicado en una de las zonas de relevancia de la ciudad de México de ese entonces. Dicha labor les hizo buscar, no sé porqué ni cuando, establecerse en Guadalajara, Saltillo y Torreón, regresando posteriormente a la capital del país a seguir ejerciendo su especializada tarea artística y comercial.



El Taller: Don Luigi, Doménica, Ninno, Alberto y Espiridión






(Esta última fotografía: cortesía de María de las Elenas, bisnieta de Doménica Mazzotti y Leonor Bosch)


(continuará)

4 comentarios:

Carlos Manuel Cruz Meza dijo...

Muy buena serie, sobre todo por incluir la documentación y fotografías que respaldan el texto.

joshua dijo...

Glad I've found your blog, one of the very best of the kind.
Have a blossom blessing! And if you do drop by at mine, I sure hope
you at least blogbang me by watching my french creativitees from beginning to end
and mind my paypal donate boton for milk and nappy-diapers.
What's two or three bucks or euros to you?
Do note it means my salvation for I am desperate for survival
and that close to die from dispare and misery.

I realy need your help badly and your help is that simple, but then
we all need eachother one way or another sooner or later.
And you can allways count on me and my big hurted heart.
Scratch my back and I'll scratch yours, oh blessed one.

[Up to now ZERO is what I've got! Everybody is frightned
to be fooled by giving or I'm nothing but a dum ass by begging].

PALAVROSSAVRVS REX

Nocturne dijo...

Salu2 Teacher Frida!

:)

Barsine dijo...

Frida:

Primero un gran abrazo, con el cual hermanar nuestros corazones y sentir en la sangre nuestra comunion, vinculada y ahora fortalecida..

Segundo un gran beso con el vehemente deseo de la mutua felicidad... para hoy y para siempre.

Te deseo todo aquello que tu deseas, y siempre con la fortaleza y el entusiasmo que te identifican...

Sigue adelante en este maravilloso proyecto de la historia de los Mazzotti y en todas y cada uno de tus particulares metas.

En espera de lo que sigue...

FELIZ AÑO 2009

maria de las elenas